Guía básica para tu primera revisión técnica

14 - 06 - 2024

La primera revisión técnica puede ser un desafío, especialmente si no está familiarizado con los requisitos y procedimientos específicos. En esta guía básica, te proporcionaremos toda la información necesaria para que puedas pasar por este proceso sin problemas y asegurar que tu vehículo cumpla con las normas vigentes.

La revisión técnica es un proceso obligatorio en Chile que se realiza anualmente para garantizar que todos los vehículos que circulan por las vías públicas estén en condiciones mecánicas seguras y cumplan con los estándares de emisiones contaminantes. Es un requisito fundamental para la renovación del permiso de circulación.

Checklist previa a la revisión

Antes de concurrir a la revisión técnica, prepárate de la siguiente manera:

Documentación

Lleva contigo los siguientes documentos para tu primera revisión técnica:

  1. Certificado de Homologación
  2. Certificado de inscripción del vehículo (padrón)

Mantenimiento vehicular

Antes de acudir a la PRT, es esencial que tu vehículo esté en condiciones, ante ello, revisa cuidando los siguientes aspectos:

  1. Frenos: Verifica que estén en buen estado y funcionando correctamente.
  2. Luces: Todas las luces, incluyendo las de freno, intermitentes, y luces altas y bajas, deben funcionar sin problemas.
  3. Neumáticos: estos no deben estar desgastados ni deben presentar raspaduras o fisuras.

Sucursales y reserva de hora

  1. Elección de la planta de inspección: Ingresa a la pestaña “Sucursales PRT” y busca la planta más cercana, verificando el horario de atención.
  2. Agenda tu hora: Reserva tu cupo de atención en la pestaña de agendamiento. Selecciona la planta, día y hora de atención, y recibirás un correo con las instrucciones para el día de la inspección.
  3. Al llegar a la planta: Indica que tienes una reserva de hora al recepcionista y dirígete a caja con tu documentación completa y las llaves del vehículo.

Etapas del Proceso de Revisión

  1. Inscripción de datos del vehículo: En caja, se ingresan los datos del vehículo y del cliente (entrega tu correo electrónico para recibir el certificado de revisión técnica digital).
  2. Revisión Técnica en líneas de inspección: Medición de alineación, frenos, detección de holguras, inspección visual y emisiones contaminantes.
  3. Resultado de la inspección y entrega de Certificado:
- Aprobado: Si tu vehículo cumple con todos los requisitos, recibirás el certificado de revisión técnica, válido por uno o dos años.
- Rechazado: Si el vehículo no cumple con alguno de los requisitos, se te informará de las fallas encontradas. Deberás realizar las reparaciones necesarias y presentar el vehículo nuevamente para una segunda revisión dentro de 15 días laborables.

Consejos Adicionales

  1. Planifica con anticipación: No esperes hasta el último momento para realizar la revisión. Si hay fallas que deban ser reparadas, necesitarás tiempo adicional.
  2. Mantén un registro de mantenimiento: Llevar un registro detallado del mantenimiento de tu vehículo puede ayudarte a asegurarte de que todos los sistemas estén en buen estado.
  3. Acude a la Revisión Técnica con agendamiento: Reservar una hora con anticipación garantiza que puedas elegir el momento más conveniente para someter tu vehículo a la revisión técnica, evitando posibles demoras y asegurando un servicio eficiente.

Asegura tu agendamiento hoy mismo para una revisión técnica sin contratiempos. ¡Planifica, prepara y pasa tu revisión técnica con éxito!

Noticias relacionadas

¿Cómo obtener la copia de la Revisión Técnica?

21 - 05 - 2024 Si has perdido el Certificado de Revisión Técnica o el Certificado de Emisión de Contaminantes anteriores, existen alternativas para su recuperación.

¡Ya abrimos nueva PRT Chillán!

19 - 12 - 2023 Estamos emocionados de anunciar la apertura de nuestra nueva planta de revisión técnica ubicada en Av. O'Higgins 2774 Chillán, cercano al Terminal Hortofrutícola, entre CIC y Prosegur

¿Qué ocurre si tengo la revisión técnica atrasada?

10 - 04 - 2024

La revisión técnica es un requisito fundamental para garantizar la seguridad y el correcto funcionamiento de tu vehículo. Sin embargo, a veces puede suceder que, por diversas razones, nos atrasemos en realizar este trámite obligatorio. ¿Qué consecuencias puede tener esto? Veámoslo más detenidamente.